Reseña Histórica

1. Los inicios.

“Al señor Director de Educación Pública.
Intendente: Natalio Lastarria

Excelentísimo Señor:
Los infrascritos, vecinos de las ciudad de Melipulli en uso del derecho constitucional de petición, a V. E. respetuosamente concurrimos para suplicarle que penetrándose de la urgente necesidad que tenemos de un establecimiento en que nuestros hijos puedan hacer sus estudios preparatorios necesarios a cualquier profesión, se digne decretar la fundación de un liceo en el que se de una instrucción más extensa que la que se necesita en las escuelas.”

Con esta carta, fechada el 4 de septiembre de 1873, del entonces alcalde de la ciudad don Eugenio Schulz, y acompañada por la firma de 74 vecinos, comienza a gestarse la historia del ya centenario Liceo de Hombres “Manuel Montt”.

El Presidente de la República, don Federico Errázuriz Zañartu, respondió al clamor de los vecinos, el 31 de octubre de 1873, autorizando la creación de un Liceo Provincial de Segunda Clase en la ciudad de Melipulli.

Según el investigador Cesar Sánchez, el primer edificio destinado para el funcionamiento del nuevo establecimiento fue construido en calle Urmeneta contiguo a la catedral, este inmueble no alcanzó a ser utilizado puesto que fue destruido por un incendio el 3 de enero de 1878. Desde esa fecha hasta 1890, el liceo estuvo en una ruinosa casa de dos pisos ubicada en la antigua calle Curicó (hoy Guillermo Gallardo), trasladándose más tarde a una nueva ubicación en Rengifo con O’Higgins.

Ante el crecimiento de la ciudad se decide adquirir los sitios de Gaspar Bohle y Fernando Aros en calle Guillermo Gallardo con Vial, el resto de la cuadra fue donado por la señora Mariana Reiman Geb Honuch.

2. El primer Cuerpo Docente

La organización del liceo en sus inicios no estuvo exenta de complicaciones. La mayor dificultad que debió resolver su primer Rector el Sr. Simón Cordovez, fue la escasez de personas idóneas para ejercer la docencia en el recién creado establecimiento.

Ante esta problemática el Sr. Cordovez es autorizado a contratar el Cuerpo Docente entre funcionarios públicos de la ciudad, poseedores de una instrucción adecuada para la labor educacional. Así, el 12 de marzo de 1874, se conforma el primer cuerpo docente, integrado por: Luis Sugg, doctor del Departamento de Llanquihue, para las clases de Dibujo y Gimnasia; Guillermo Piepper, Oficial Primero de la Intendencia para las clases de Alemán; José M. Varela, Director de la Escuela Superior de Hombres como profesor de Catecismo e Historia Sagrada; Camilo Castro, Subdirector de la Escuela Superior de Hombres para las clases de Caligrafía y como Inspector y Eduardo Cordovez como secretario del Rector.

El Rector, al parecer de profesión abogado, se hizo cargo de las clases de Gramática Castellana. Completaban la primera planta docente el Sr. Hipólito Henrión que desempañaba las clases de Filosofía y Matemática.

Como toda creación humana sus comienzos son modestos puesto que comienza a funcionar con sólo dos cursos, un primero y un segundo año de humanidades, con un total de 36 alumnos.

3. Los avances durante el siglo XX.

Durante el siglo XX el Liceo vio consagrada su labor educativa al servicio de la comunidad mediante un sostenido proceso de cobertura de enseñanza e infraestructura.

En 1938, la primera promoción de alumnos egresados de sexto año de humanidades se presenta a rendir examen de Bachillerato en la Universidad de Concepción. Así como se ampliaba la capacidad de atención educativa del establecimiento, la propia ciudad va demandando una educación más especializada, de acuerdo a las necesidades de la época. De esta manera, en el año 1944 se desprende del Liceo de Hombres, el Liceo Comercial. Al año siguiente se crea el cuarto año de humanidades en el Liceo de Niñas, dejando de existir la coeducación en el Liceo de Hombres. Durante la década de 1980, se desprenden del Liceo dos nuevos establecimientos, el Liceo Andrés Bello y el Liceo de los Muermos.

En el especto de infraestructura, en noviembre de 1912, siendo Rector don Pedro A. Bravo, se inauguró el nuevo edificio en los terrenos de la calle Guillermo Gallardo. Este local, sin embargo, fue severamente dañado por un sismo en 1954 debiendo ser abandonado, habilitándose salas de clases en la Intendencia (actual Gobernación Provincial). La construcción de la primera parte del edificio definitivo se entregó en 1959, debiendo utilizarse sus dependencias como hospital durante el terremoto-maremoto de 1960. En 1965, se entregó la segunda parte del edificio, y en 1976, se habilitó el gimnasio.

Paralelamente con los avances en cobertura e infraestructura el liceo fue ascendiendo en nivel, llegando a transformarse en el único establecimiento de la zona que podía ofrecer cursos de enseñanza media o secundaria. Así en 1936 es ascendido a la categoría de Liceo Común de Primera Clase, en 1954 a Liceo Superior de Segunda Clase y finalmente, en 1958, a Liceo Superior de Primera Clase.

4. El Nombre.

El liceo nació con el nombre de Liceo de Melipulli, pero en 1937 pasa a llamarse Liceo de Hombres. El 18 de abril de 1979 el Liceo fue bautizado como Liceo “Manuel Montt” en recuerdo del Ex Presidente, ejemplar educador, que se destacó por ser un hombre talentoso e ilustrado y uno de los presidentes más progresistas que ha tenido Chile.

5. El Liceo hoy.

El siglo XXI encuentra al Liceo como una institución educativa consolidada, con una matrícula de 989 estudiantes en las dos modalidades de enseñanza que imparte: Básica (7º y 8º) y Media Humanístico Científica. Participan en la labor formadora 43 docentes, 11 paradocentes y administrativos, y 7 auxiliares de servicios menores. Ejerce la rectoría, el Prof. Eugenio González Oyarzún.

En el aspecto curricular el Liceo cuenta con Planes de Estudio propios para todos los niveles que imparte. Estos Planes asignan una mayor cantidad de horas a subsectores fundamentales. Paralelamente a las actividades obligatorias propias del Plan de Estudio, se ofrecen distintas alternativas para fomentar el desarrollo de intereses, habilidades y aptitudes.

Del mismo modo, aun cuando se siguen aplicando los Programas de Estudio elaborados por el Ministerio de Educación, se han elaborado diversos Programas de Estudio propios que se desarrollan en el área de Formación Diferenciada en 3º y 4º Medio.

Con la reciente creación del Club Deportivo, Social y Cultural Liceo de Hombres Manuel Montt, se ha abierto una nueva vía para el fomento de la práctica deportiva a la vez que es un instrumento para proyectar al Liceo en el ámbito deportivo local, regional y nacional. En el corto tiempo de funcionamiento ha obtenido importantes recursos financieros por la vía de postulación a los proyectos de fomento del deporte manejados por Chile Deportes.